Petit Vignemale "Espolón Norte"

Si miras la pared norte del Petit Vignemale y la comparas con la inmensidad del espectáculo que  se muestra a su derecha, parece una muralla de juguete.

Pero las apariencias engañan y cabalgar su espolón no es tan corto como aparenta, casi 500 metros de pared nos separan de la cima.          ¡¡¡Vamos a por ella!!!

Un glaciar que se desangra
Un glaciar que se desangra

 

Salimos por la tarde del Pont d'Espagne hacia el circo de Oulettes.

La subida sigue el curso del río, que nos lleva entre bosques, cascadas, prados y meandros, camino de uno de los lugares más bellos del Pirineo.

 

Mientras vamos ascendiendo las nubes nos tapan el paisaje, pero la previsión meteorológica es halagüeña. Mañana sol, y buen tiempo.

 

Llegamos a nuestro destino con los últimos rayos de sol, y el poco tiempo que nos queda de luz lo utilizamos en buscar un rincón agradable donde dormir.

 

 

 

A la mañana siguiente encaminamos nuestros pasos por el sendero que sube hacia el refugio de Baisellance, tendremos que llegar casi hasta el collado para encontrar el acceso más cómodo al comienzo de la vía. Luego atravesamos el glaciar y sin darnos cuenta estamos con la cabeza entre la roca y el hielo, asomados a la rimaya.

 

Durante el ascenso un gran serac se desprende del glaciar, en la foto se puede ver la avalancha de hielo blanco que se formó tras el desprendimiento.

 

Pobres glaciares pirenaicos, tienen los días contados.

Primera reunión preparada. ¿Saltamos la rimaya?
Primera reunión preparada. ¿Saltamos la rimaya?

 

Nuestro plan es ambicioso, queremos escalar el espolón y continuar por la arista que une el Petit Vignemale con la punta Chausenque.

 

La idea es subir lo máximo que nos deje el día y pararnos a dormir donde caigamos. Así, al día siguiente podríamos coronar la cima del Vignemale y bajar por el enorme glaciar de su cara sur.

 

Para hacer esto cómodamente las mochilas que hay que arrastrar por la pared son bastante más pesadas de lo que sueles llevar a la espalda en una escalada.

Ropa de abrigo, material de vivac, agua, comida, crampones, piolet...

 

Pero como dice el refrán, carga con gusto no pesa.

 

 

 

 

 

 

La escalada es un disfrute y el paisaje que te envuelve es sobrecogedor, disfrutamos cada largo de cuerda, aunque el peso de las mochilas y el ser una cordada de tres nos ralentiza.


Los seracs del Petit Vignemale
Los seracs del Petit Vignemale

 

En medio de la ruta, llegamos a la punta de un gendarme que sobresale de la pared. Cuando pasamos por la brecha que forma con está, nos encontramos encima del glaciar del Petit Vignemale, que cae en picado para fundirse con el resto de la masa de hielo.

 

El ambiente es sobrecogedor, las grietas y seracs inclinados son mucho mayores de lo que parecen desde el valle, tras ellos, las paredes y aristas del resto de puntas del macizo, nos hacen soñar con futuras aventuras.

 

Pero no podemos darnos el lujo de contemplar mucho rato el panorama, ya que todavía nos queda mucha pared por recorrer antes de llegar a la cima.

La vía sigue por una estrecha chimenea que hace sufrir la tela de nuestras mochilas.  

Pronto comienza a ensancharse... ¡¡¡Empieza la arista!!!


Para cuando llegamos a la cima, vemos con tristeza que nos ha costado más tiempo del esperado acabar la primera parte del plan, así que en vez de continuar la arista, decidimos preparar el vivac.

Nuestra segunda parte del plan.
Nuestra segunda parte del plan.
Contentos, cansados, hambrientos.
Contentos, cansados, hambrientos.

Un mar de nubes nos envuelve, de él, afloran como islas las cimas de las grandes montañas pirenaicas.

Seguro que las reconoces
Seguro que las reconoces
La vida gana terreno a las rocas.
La vida gana terreno a las rocas.

 

A la mañana siguiente, viendo que si nos animábamos a continuar con nuestro plan íbamos a llegar a casa demasiado tarde, optamos por volver tranquilamente.

 

Así, aprovechamos para bañarnos y disfrutar del valle tanto como disfrutamos de las cumbres.

 

¿Para cuando la siguiente?

Escribir comentario

Comentarios: 6
  • #1

    Ion (sábado, 30 julio 2016 17:40)

    Kabronazoooossss!! Ke envidia!!!

  • #2

    xoan (domingo, 31 julio 2016 13:43)

    Que guay Txutxo!

  • #3

    Xoan (domingo, 31 julio 2016 23:48)

    Como mola la foto de Jesus escalando y tu asegurando, el picado desde abajo.

    Esas botas curtidas, menos recias que el que las calza!

  • #4

    Artpinista (martes, 02 agosto 2016 09:31)

    Si que mola el picado desde abajo. ¿Quién sería el fotógrafo?
    Lo pasamos realmente bien, tendremos que seguir tachando rutas del Bellezont jejeje

  • #5

    Lloyd Volk (lunes, 06 febrero 2017 19:02)


    I every time emailed this webpage post page to all my associates, for the reason that if like to read it then my friends will too.

  • #6

    Ladawn Diep (martes, 07 febrero 2017 03:47)


    Hi, after reading this amazing paragraph i am too delighted to share my familiarity here with friends.